sábado, 18 de diciembre de 2010

Vida extraterrestre


Hace unas semanas la NASA anunció que había hecho un hallazgo revolucionario que podría acabar llevando a encontrar vida extraterrestre. Dijeron que darían una rueda de prensa al día siguiente aclarando el tema, así, a lo Sálvame, permanezcan en antena durante los comerciales y a continuación les contaremos qué es esa mierda que hemos encontrado. No se vayan, enseguida volvemos. ¿A qué vino esa espera? ¿No podían decirlo todo la primera vez? ¿A qué juegan? ¿Qué se están guardando ahí debajo de la manga? No me fío.


Y todo para que al final nos cuenten que han encontrado unas bacterias en CALIFORNIA capaces de vivir en arsénico. Y ahí es a lo que voy, ese, ese es el punto al que me quería acercar, a lo bacteriano, a lo microscópico, a la decepción que supondrá el hallazgo de vida extraterrestre. No nos imaginemos seres monstruosos con tentáculos telequinéticos ni movidas tan sci-fi. Encontrarán un paramecio, un protozoo, una cosa ridícula y nos venderán la moto de que es la repanocha y súper impresionante. Y tendremos que seguirles el juego joder, tendremos que hacerles la cama y tragarnos su órdago porque ellos son los científicos de bata blanca y cualquiera les discute nada, con esa inmaculada vestimenta que ni siquiera puedes mirar directamente porque te deslumbra. No, no. El hallazgo de vida extraterrestre va a ser una cosa muy jodida, por mi que dejen de buscar, que no me quiero llevar ese chasco.

También está el tema de que si al final encontramos vida extraterrestre inteligente van a venir muy cabreados, muy, muy dolidos con los concursos de Miss Universo. Eso no se hace joder, ya hemos empezado con mal pie, ninguneándolos. Mal joder, mal.

martes, 14 de diciembre de 2010

Disparando a vacas

Una empresa propone una actividad extralaboral a sus trabajadores para fomentar el compañerismo entre ellos, a lo americano, a lo Google. En pleno éxtasis buenrollista hasta dejan a los empleados elegir la actividad pero pronto se forman dos bandos irreconciliables. Como es imposible ponerse de acuerdo de otra forma se opta porque la decisión se tome en una votación.

En las siguientes semanas hay una precampaña feroz durante la que todos abandonan sus labores, nadie da un palo al agua. Los dos bandos intentan inclinar la balanza hacia su lado convenciendo o sobornando a sus rivales, pero no hay manera: La brecha es absoluta. El gerente de la empresa empieza a sentirse una especie de Lutero accidental del siglo XXI, ridículo, intenta poner paz pero es imposible, los empleados separan las mesas y empiezan a cometer serias negligencias para comprometer a sus enemigos.

El día de las elecciones el clima es irrespirable. El resultado: un previsible empate. Aún así ninguno de los dos bandos da su brazo a torcer, ni siquiera cuando el gerente acepta realizar las dos actividades por separado saliéndose del presupuesto, SALIÉNDOSE DEL PRESUPUESTO. No, todos quieren ver a sus rivales jodidos, puteados haciendo aquello que no querían hacer. Y desde luego no se fían de que una vez realizada una primera actividad sus promotores vayan a quedarse a hacer la segunda. No llevan días escupiéndose en el café mutuamente sin haber aprendido nada. Solo queda una opción. Nace el capea-paintball. Como el paintball normal pero teniendo que hacer malabares con un capote mientras llevas la pistola de pintura e intentas torear a las numerosas vaquillas que corretean por el recinto a la vez que tratas de disparar al resto de participantes. Les cuesta convencer a los dueños de las vaquillas y a los del recinto del paintball pero el gerente lo paga encantado con tal de olvidarse de una vez del tema. Tiene lugar una vorágine de cuernos, pintura, lágrimas y zapatillas embarradas.

La experiencia es tan catártica que todo el mundo vuelve a sus puestos como si nunca hubiese existido ninguna rivalidad. Han compartido una experiencia límite juntos que crea un vínculo permanente entre todos ellos.

Un éxito impredecible que el gerente estaría aún hoy celebrando de no haber muerto por una cornada en el bazo que se complicó a causa de una infección por dicromato.

martes, 7 de diciembre de 2010

El derecho a la locura.


Hace unos días en la cola del supermercado delante de mí había un señor mascullando de mal humor un monólogo interior ininteligible, masticando cada palabra como muy fuerte, trabajándose unos sujetos y unos predicados muy correosos que amenazaban con ir a la huelga y hacerse bola. La señora que él tenía delante debió de pensar que hablaba con ella y viendo que el señor sólo llevaba unos pocos artículos le ofreció pasar delante. Lejos de agradecérselo el tipo se molestó muchísimo al perder el hilo de sus pensamientos e indignado y altivo le hizo saber a la señora que no estaba hablando con ella, que estaba hablando solo. Sin ninguna vergüenza, al contrario, con orgullo, el señor reconoció delante de unos 10 extraños que estaba hablando solo. No es que los demás no nos hubiésemos dado cuenta ya, pero normalmente cuando alguien habla solo lo hace de una manera inconsciente, y cuando se da cuenta de que lo está haciendo le da reparo y lo deja.


Éste señor, llamémosle héroe, éste héroe no se doblegó ante la censura que la sociedad impone a los locos, a los que pretende esconder debajo de la alfombra, a los que no permite cruzar demasiado al otro lado, a los que exige que disimulen sus enfermedades mentales mientras anima a las personas con enfermedades físicas a exhibir obscenamente sus dolencias, a que nos restrieguen por la cara sus tumores, sus heridas purulentas y sus ojos vagos. Ese adalid en pro de los derechos de los enfermos mentales se levantó en la cola del supermercado y dijo "Hasta aquí hemos llegado", o lo habría dicho de no haber seguido inmediatamente después del incidente con su perorata interna. Es una pena que este tipo de revolucionarios suelan ser tan poco constantes, pero su mensaje quedó ahí y desde este blog quiero coger el testigo y proclamar a los cuatro vientos (o cinco, ¡o seis!, que hoy estamos que lo tiramos) el derecho a la locura, si alguien te dice que le han operado de apendicitis tú le dices que tienes agorafobia, cáncer, trastorno bipolar, pies planos, esquizofrenia, diabetes, hipocondría.

Que nadie censure tu enfermedad, que nadie se atreva, que estás muy loco.


domingo, 5 de diciembre de 2010

Matemáticamente probable-Socialmente cuestionable

En la infinitud del universo, en algún recóndito lugar-momento del espacio-tiempo dos personas se cruzaron-cruzan-cruzarán por la calle y se produjo-produce-producirá esa situación de duda ridícula, ese amago en el que uno intenta ir hacia un lado pero el otro hace lo mismo y entonces ambos intentan rectificar pero rectifican como lo haría su reflejo en un espejo y vuelta a empezar. Pero en este recóndito lugar esto no ocurriría dos o tres veces sino para siempre. En ese imposible probabilístico dos personas quedarían atrapadas en un absurdo que la estadística descarta muy a la ligera.

Al principio las dos personas se odiarían. Su enemigo, porque al principio sería considerado un enemigo, le ha arrancado de su vida, le impide seguir su camino, bloquea su avance literal y figuradamente. Puede que incluso llegasen a intentar agredirse, pero sus puños chocarían irremediable y futilmente. Con el paso de los meses, de los años, se irían acostumbrando el uno al otro, aceptando su destino, inevitable, insalvable, envejeciendo juntos y justo al final uno tendría la suficiente confianza con el otro como para hablar.

-Voy a ir por la izquierda.
-Vale.

Y ambos darían su último paso, pero por fin certero, antes de caer muertos al suelo.


viernes, 3 de diciembre de 2010

Simiopatía


En realidad todo esto comenzó sin demasiada justificación, no pensé mucho en qué nombre le pondría al blog, acababa de leer El almuerzo desnudo y me pareció que el concepto de simiopatía que allí describe Burroughs era divertido y encajaba con la idea del blogger irascible y asocial que pretendía encarnar.

-Personas que creen que son monos.- qué gracioso me dije a mi mismo sin poder prever lo que pasaría pocos años después en el metro de Madrid.

El metro de Madrid abarrotado de gente refugiándose del frío. La colección de de invierno del Zara entrando y saliendo por esas puertas de nave espacial hasta que llegó ella, una mujer bajita, feúcha, tiritando de frío que vino a situarse a mi lado, debajo del brazo con el que me agarraba a una de las barras del vagón. Enseguida me fijé en su pelo, su pelo grasiento y negro como si se hubiera peinado con betún, su pelo asombrosamente sucio, pelo del medievo o de algún otro tiempo sin champú o agua corriente, pelo venido de otra época, viajes en el tiempo capilares, una vorágine de imágenes surreales que me marearon. No podía dejar de mirar esa cabeza que tenía apenas a unos centímetros de mi brazo, al alcance de mi mano, sin que su dueña lo supiera, sin que pudiera ser consciente en absoluto de lo que pasaba en MI cabeza. Ese ansia inmediata, esas ganas irrefrenables de tocar ese pelo, esa mata mugrienta y apelmazada, de sentirla entre mis dedos y entre mis uñas. De desparasitar a esa mujer desvalida y muerta de frío. Una involución milenaria súbita, unos instintos primarios aletargados que volvían a mi como si nunca se hubiesen ido. Sólo con deslizar un poco mi mano, como en un descuido podría llegar a tocarlo y a lo mejor solo con rozarlo un poco ya valía para calmarme. No, sabía perfectamente que no, que si lo tocaba iba a ser peor, si lo tocaba tendría que seguir y tendría que enfrentarme a las miradas desaprobatorias de todos los pasajeros, incluso a la mirada de rechazo de la mujer a la que pretendía ayudar.


Cuando me bajé del metro, varias paradas antes de mi destino, aún estaba salivando y temblando de nervios. Pero lo había conseguido, había vencido al mono que todos llevamos dentro, había vencido a la simiopatía y para celebrarlo me bajé los pantalones en medio del andén, me cagué en las manos y arrojé el resultado contra los cristales del metro que ya volvía a arrancar.

-Vaya... otra vez lo haré mejor.- Me dije mientras me arremangaba los pantalones y salía al frío.

PD: A este paso voy a renombrar el blog al "Rincón de la mierda". De nuevo un post escatológico, y en esta ocasión por sorpresa, a última hora, Directed by M. Night Shit-amalan. ¿Todo el post ha sido una excusa barata para colaros este juego de palabras lamentable? Nunca lo sabréis (Sí).

PD2: ¿Os habéis fijado en que en las películas de temática medieval los personajes protagonistas y los secundarios suelen tener el pelo razonablemente limpio mientras que los pelos de los extras siempre están asombrosamente mugrientos?

domingo, 28 de noviembre de 2010

Gánatelos al final


Todos nos hemos fijado alguna vez en esos ancianos que miran absortos cualquier obra que se cruce en sus largos y lentos paseos. Hasta nos hemos reído de ellos porque no entendemos qué encuentran tan fascinante en ellas. No, yo tampoco lo entiendo aún, pero sé que esos ancianos no nacieron con esa afición, no pasaron su juventud mirando como giraba una hormigonera, es algo que surgió, que brotó de repente, un buen día cumplieron 70 años y ahí estaba, como los pelos en las orejas.

Es una vocación aletargada, latente que ya está en el interior de todos nosotros. Porque nosotros también envejeceremos y empezaremos a sentir una inexplicable pasión por las excavadoras, los taladros neumáticos y los andamios, también buscaremos cualquier agujero en la tela de las vallas de los edificios en construcción para poder espiar y evaluar la labor de los obreros y también discutiremos sobre la necesidad de los contrafuertes en el bar.

bañera, excavadora, obra, agua caliente, hoguera, bath, excavator

Ahora que sabemos cómo va a acabar tenemos que aprovecharnos de ello. En lugar de ir dando bandazos intentando encontrar aquella profesión que más te gusta ahora juega seguro, cubre todas tus bases, pon un triple en la quiniela y apuesta por la vocación que sabes que vas a acabar teniendo: la albañilería.

Esto te garantizará ser el amo del cotarro cuando llegues a viejo: todos te respetarán, te dejarán ganar al mus y te invitarán a todo el pacharán que tu incontinencia pueda aguantar. Tu opinión será indiscutible, y no sólo en los temas relacionados con tu ex oficio, sino en absolutamente todo. Por disparatadas que sean tus ideas en la senectud los demás tendrán que callarse la puta boca porque no tendrán ni idea de qué es el hormigón postensado ni cuantas partes de agua por partes de arena lleva y eso es lo único que cuenta.

Aprovecha ahora que aún estás a tiempo, no quieras convertirte en uno de esos otros viejos que miran con nostalgia e incomprensión las obras de su ciudad. Recuerda que un anciano albañil es como un Dios entre los hombres.

"El final hace la película, gánatelos al final, y tendrás un éxito. Puedes tener fallos, problemas, pero gánatelos al final y tendrás un éxito. Encuentra un final, pero no hagas trampas y ni se te ocurra utilizar un deus ex machina a última hora."


miércoles, 24 de noviembre de 2010

Encuentros en la tercera mierda


Hace días, semanas y también meses andaba yo caminando por mi querida Villa admirando sus numerosas y prometedoras obras. Despreocupado, dejé que la pasión arquitectónica inflamara mi espíritu y las imágenes de las futuras construcciones terminadas fueron desveladas a mi imaginación.

Una megalópolis futurista iba irguiéndose a mi paso, con cristaleras de reflejo tan nítido que atrapaban hasta el último átomo de la creación y asfaltos planos y negros como el fondo de una sartén recién comprada. En plena fantasía faraónico-delirante vi a unos cincuenta metros por delante de mi a otro ciudadano que atravesaba conmigo uno de los múltiples andamios de Madrid (que junto al metro evitan -sabiamente- que nos roce la cancerígena luz del sol). De inmediato supuse que al igual que yo este otro ciudadano estaría disfrutando con las maravillas de una gestión de obras públicas brillante. Vi como miraba hacia un lado, y hacia otro admirando la capital del reino y hasta me pareció que se agachaba para realizar lo que yo interpreté como una genuflexión para reverenciar una baldosa particularmente bien alineada con la acera.

¡Qué error!, el ciudadano no se inclinaba sobre la baldosa para rendirle la merecida pleitesía, nada más lejos de eso y dándome la espalda, se bajó los pantalones y comenzó a defecar. Horror de horrores. Arrancado bruscamente de mi sueño de construcciones ciclópeas me encontraba de pronto en una pesadilla escatológica. Atrapado entre los hierros del andamio y con un bulbo rojo de toxicómano palpitando y babeando mierda enfrente de mi las opciones no eran muchas.

meme, chino, piscina, cohete, cagando, chinese, rocket, flying, shit

Dar la vuelta me obligaba a andar unos 400 horribles metros hasta conseguir salir del andamio y además me obligaba a dar la espalda al ciudadano en apuros con la inquietud de que pudiera asaltarme por la espalda solicitando papel higiénico (¿Es que no te sobra ni un cuadradito?). ¿Enfrentarme al horror, intentar pasar entre el andamio y su ano?, no, esa no era una opción, no por lo visualmente desagradable porque ya no me quedaba mucho más por ver, sino por lo socialmente incómodo. ¿Qué dices? ¿Qué haces? ¿Qué actitud muestras? ¿Saludas? ¿Elogias su obra? ¿Avanzas estoicamente pretendiendo que ya nada te impresiona como hace todo buen madrileño?. No. Los que me conocen saben que desde pequeño quise dedicarme profesionalmente a dos cosas: el ciclismo y el alpinismo. Y como a día de hoy no sé montar en bicicleta di rienda suelta a mi segunda vocación de una forma fugaz y retrepándome por el andamio pude escapar de la pesadilla con un mínimo de dignidad. Más bien poca.

martes, 16 de noviembre de 2010

El infierno es azul


Cualquiera pensaría que cuantas más veces se te ha estropeado y has arreglado un ordenador más rápido deberías de ser capaz de repararlo en el futuro. Mentira. MENTIRA PUTA. En realidad se produce un curioso fenómeno conocido como Curva de la desesperación del técnico informático. (O al menos a partir de hoy será conocido así) .

La cuestión es bastante sencilla:

-Cada vez que te dispones a reparar un ordenador, antes de resignarte a formatear, pruebas todas las majaderías que en el pasado te dieron resultado.
-Sin embargo ninguna de esas soluciones que funcionaron en su día funcionarán de nuevo. Y no lo volverán a hacer nunca jamás.
-Finalmente arreglas el ordenador empleando una nueva alternativa que de paso echa por tierra todas las bases de lo que creías saber sobre informática.

all your base are belong to us, engrish, cats, videogame, aybabtu, simiopata, blog, rincon, zero wing

De esta forma cada vez vas añadiendo más y más soluciones, pruebas, ideas, apaños, supersticiones y fetiches al proceso de reparación como un predicador loco que incluye nuevas y apocalípticas sentencias a su sermón demencial. (Nota: Frotar sangre de carnero en router).

Se concluye entonces que si el conocimiento informático de una persona tiende a infinito el tiempo que tardará en reparar tu ordenador también será infinito. Esto constata de nuevo la hipótesis de la felicidad de la ignorancia y nos anima a todos a consultar nuestras dudas sobre si actualizar o no la BIOS con nuestras abuelas.

NOTA: El otro día mi ordenador se reiniciaba constantemente y después de innumerables horas jugando al diagnóstico diferencial a lo Dr. House decidí formatear. Al final resultó que la tarjeta de red wifi era lo que hacía que se reiniciara. Ahora gracias a vuestra amada sociedad de la información vosotros también lo sabéis y cada vez que se os estropee el ordenador pensaréis: "A lo mejor es la tarjeta wifi" y no, no lo será. Porque como lo sea esto empezaría a convertirse en un blog educativo y ya sabéis lo que opino sobre la educación.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Análisis publicitario de periodicidad imprevisible: SCOTTEX

El perro de Scottex tiene tantos años como los payasos de Micolor, el mayordomo de Tenn o los niños de los anuncios de Kinder, pero no fue hasta el otro día cuando caí en la cuenta del horror que llevan sugiriéndonos durante tantísimo tiempo.

La asociación de ideas es básica pero lo que implica es tan terrible que mi cerebro había permanecido impermeable al espanto que ahora no puedo quitarme de la cabeza. El valor del producto que quieren resaltar es la suavidad, es un papel suave, ¿suave como las nubes? ¿suave como el algodón? no, suave como un cachorro de Golden Retriever. Lo que nos quieren decir es que con Scottex limpiarse el culo es una experiencia tan cálida y reconfortante como si te pasaras un perro chico por el hojaldre. Y toda esa alegoría de abuso especista te la plantean en un entorno bucólico, con el perro correteando feliz, ignorando su destino fecaloide. Con sonrisas de dientes blancos en cabezas rubias de caras tan perfectas que parecen de plástico. Con niños sacados del catálogo de la colección de verano del Carrefour acariciando al perro mientras le susurran en sus orejas caídas amenazas diarreicas.

Espero que PETA o alguna asociación animalista tome cartas en el asunto, no sé, contra estupideces más ridículas han luchado.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Consejo(rl) para Modernos

Porque ya no vale con fardar de que escuchas grupos islandeses que te acabas de inventar, porque ya no es suficiente con llevar gafas sin cristales, porque ser un moderno en un país de modernos ya no es tan fácil.

Y es que ser moderno es como un concurso oposición que gana aquel que haya visto más películas de Kiarostami pero que jamás ganaría el propio Kiarostami, es una competición con un número de plazas limitadas e Isabel Coixet se viene con la silla de casa. Para ser moderno de verdad tienes que ser más moderno que el de al lado y para eso hay que adelantarse, hay que verlas venir, hay que ser listo y ganarles de mano, hay que tirar la piedra y esconder la mano, hay que arriesgarse a hacer salida nula, en definitiva hay que estar al quite, a la que salta, a las duras y a las maduras.

isabel coixet, rincon del simiopata, moderna, gafapasta, sofáNo me quitaréis el sitio ni la cara de mongola.

Probablemente estéis pensando que mi consejo va a ser que os pongáis lentillas sin graduar para mostrar un VERDADERO compromiso con la modernidad, pues vale, también me parece una medida admirable. Porque lo de las gafas es una cosa más bien descafeinada, vale, llevas gafas sin necesitarlas ¿pero qué sacrificio por la moda estás haciendo?, Ninguno, ninguno auténtico, si no hay dolor no hay sacrificio. En cambio las lentillas se os doblarán por la parte interna del párpado, harán que os piquen los ojos, alguna vez os confundiréis y usaréis agua oxigenada para limpiarlas y viviréis un sinfín de aventuras completamente injustificadas y absurdas. Y de la misma manera que de vez en cuando os preguntáis qué estáis haciendo escuchando a Björk os preguntaréis por qué seguís llevando lentillas y yo os responderé: IL FAUT ETRE ABSOLUMENT MODERNE y os pegaré con el Cahiers du Cinemá en la cabeza por ese momento de debilidad.

Y después de este infinito preámbulo completamente desestructurado vayamos con mi consejo, precedido por supuesto, de otro preámbulo. Jódete Hitchcock.

La pista definitiva para romper con las tendencias y erigirte con el título de CAPITÁN UNIVERSAL DE LA MODERNIDAD me vino por dos vías. Por un lado la muerte de Michael Jackson y por otro la resurrección de Chimo Bayo gracias a La Hora Chanante. De pronto ambos se convirtieron en totems inviolables de la cultura moderna. La muerte purifica al pederasta y la nostalgia resucita al gañán. ¿Y qué gañán patrio tenemos por estos lares que ya se está quedando un poquito gagá?: Chiquito de la Calzada.


chiquito de la calzada, chiquito, calzada, fistros, matutano, años noventa, noventa, patatas, snacks¿Tuvo Jesucristo su propio snack con sabor a carne?

Moderno, no permitas que vuelva a pasar, no dejes que la parca te pille a pie cambiado como con Jacko, -recuerda el bochorno que pasaste cuando tuviste que ir a toda prisa a la fnac a comprarte el Thriller con ansias de necrófilo y descubriste que esos príncipes del gafapastismo te habían visto venir y habían subido 10€ todos los discos del rey del pop-. Empieza desde hoy a imitar a Chiquito de la Calzada, que luego nadie pueda decir que le imitas porque ha muerto COMO TODOS. Que nadie diga que te has subido al tren de esa moda cuando ya estaba en marcha. No, no, no, tú ya imitabas a Chiquito de la Calzada años antes de que muriera, tú te montaste en ese tren en su primera estación, qué cojones, tú construiste ese puto tren con tus propias manos y lo bautizaste como "El Expresorl sexuarl". Piensa que Chiquito de la Calzada ya tiene 78 años, no es que le desee la muerte, nada más lejos, pero aunque nos pese a todos no es inmortal, aceptadlo. Unos pocos años de incomprensión y miradas perplejas merecerán la pena, después puede que hasta Bimba Bosé te pida consejo para cortarse el pelo.

martes, 9 de noviembre de 2010

Un tipo diferente de supervillano

Generalmente los supervillanos que persiguen la destrucción de la vida, el universo y todo lo demás son misántropos amargados buscando llamar la atención y, quién sabe, mojar el pizarrín de paso con alguna emo cansada de la existencia porque su nuevo color de pelo no le conjunta bien con la sombra de ojos del Mercadona. Es precisamente eso lo que les pierde, anuncian a voz en grito sus intenciones como vulgares attention whores y al final el superhéroe de turno frustra sus planes y todo queda en agua de borrajas. Este tipo de supervillanos son básicamente inofensivos, no van en serio, les puede la boquilla.

funeral, smiling, smile, supervillano, simiopata, rincon, bad friend, sonreir, sonrisa, entierro

El supervillano verdaderamente temible es al que le guste tanto el mundo que no pueda morir dejándolo atrás sabiendo que otras personas van a disfrutar de él en su ausencia. El peligro está en quien haya disfrutado tanto su estancia en el mundo que quiera que su historia dentro de él tenga un final, un buen final, un final definitivo. Este supervillano feliz no anunciará sus planes, no necesita llamar la atención, ya ha tenido todas las atenciones que ha podido desear.

Nadie lo verá venir, nadie sabrá lo que ha pasado, de repente un rumor in crescendo precederá a una cegadora luz blanca y todo habrá terminado.

Al supervillano al que hay que temer es a aquel que ame el mundo, no al que lo odie.

Mata a un optimista, salva el mundo.

domingo, 31 de octubre de 2010

Barrancos Conversacionales

Tengo varios amigos que trabajan en un ciber. Para los neófitos en este aberrante submundo conviene aclarar que actualmente los ciber ya no son el negocio boyante que eran antaño. Los preadolescentes que se gastaban su paga en interminables sesiones de Counter Strike y Riskettos ya tienen conexión a internet en sus casas y ahora les aguantan sus madres.

A los ciber ya sólo van gente rara y turistas -y en ocasiones una espantosa combinación de ambas cosas-. De la gente rara que aún sigue acudiendo a los cibers hay una subespecie que se ha convertido en fuente de inagotables anécdotas para mis amigos. Hablo de aquellas personas que si bien tienen internet en sus casas hay ciertas cosas que no se atreven a consultar en la red desde sus hogares. Toda clase de pervertidos sexuales reptan babosos hasta las puertas de los cibers para que internet les provea de sus dosis de ultrapornografía. Una ultrapornografía tan avergonzante y socialmente censurable que no pueden permitirse el lujo de arriesgarse a consumirla en sus casas. Borrar el historial no es una medida de seguridad a la altura.


porn, bad boy, diskette, nerd, freak, empollón, simiopata, rincon
El ciber tiene dos plantas y actualmente rara vez hay más de tres clientes en total, de forma que cualquiera que suba al piso de arriba a conectarse a internet se tatúa con neón la palabra PERVERTIDO en la frente. Sí, tatuajes con neón, si no existen no es culpa mía.

De entre todos estos subseres de los que mis amigos me han hablado hay dos que me hacen especial gracia.

El primero es un chaval que sube a la planta del amor a ver vídeos de gordas, siempre de gordas, gordas desnudas, enseñando unas mamellas pantagruélicas. Mientras que a la vez consulta información técnica sobre trenes. Tetas enormes y trenes. Una combinación absurda, completamente demencial y de una perversidad infinita. Pezones como una galleta María y la velocidad máxima del Talgo(III) al pasar por Palencia mezclados en una suerte de fantasía sexual mecanicocárnica surrealista. Un personaje Berlanguiano del siglo XXI que encuentra en el ciber un refugio en el que dar rienda suelta su mente enferma.

El segundo personaje del que quería hablaros es un zoofilo que también frecuenta el piso de arriba del ciber. Caballos, vacas, perros, sin preferencias, mucho menos específico que el anterior pero siempre dentro del ámbito campestre. Lo verdaderamente asombroso de este caso es que un día viniera con un amigo. Con un amigo a ver vídeos de zoofilia. Los dos juntos. Codo con codo. A ver cómo un perro se follaba a una chica. Sin reirse. Sin hacer comentarios. Admirando juntos el material como una pareja normal admiraría el amanecer en un parque. Un amanecer rojo como la polla de un pastor alemán.


perro piscinaVotamicuerpo diversificando.


Esta anécdota enseguida me planteó una duda muy seria. ¿Cómo entras en contacto con alguien con el que quedar para ir a un ciber a ver vídeos de zoofilia? ¿De qué manera salvas el infinito barranco conversacional que va desde una charla sobre algo normal como 'qué tal está tu madre' a 'me gusta ver vídeos de animales follando con personas, compartirías esa afición conmigo'? No hay ninguna forma de llevar la conversación poco a poco a ese terreno. Simplemente no se puede, el barranco es demasiado ancho, tienes que saltar y saltar mucho, tienes que jugártela, pero no puedes jugártela porque el barranco también es demasiado profundo. Si pierdes lo pierdes todo. De todos los zoofilos que han intentado dar el salto para conseguir un partener con el que compartir sus delicados gustos probablemente estamos ante el único caso con éxito. El resto han caído y sus restos han sido sido empujados hacia la cuneta de la sociedad desde donde se han arrastrado maltrechos a la granja más cercana.

-Anda, no sabía que tuvieras perro.
-Sí, me gustan mucho los animales.
-Pero... ¿mucho?... ¿mucho?
-...MUCHO

Imagine me and you I do
I think about you day and night
It's only right
To think about the cow you love
And hold her tight
So happy together

jueves, 28 de octubre de 2010

Anímate imbécil

Hablar por hablar cada vez se expande más a menudo fuera de los límites tácita y socialmente establecidos por la humanidad desde hace décadas: los ascensores.

Hace años ya que la gente habla de anticiclones con más objeto que romper ese incómodo silencio con el vecino del 5º con pinta de violador
-Vecino que contra todo pronóstico resulta tener unos conocimientos vastísimos sobre los movimientos de los cumunimbus, algo que le descarta automáticamente como potencial agresor sexual-.

La meteorología me parece muy bien, pero hay un tipo de hablar por hablar contra el que quiero luchar con violencia. Planteo una situación ficticia que habréis presenciado en esta u otras formas a menudo.

-Hola Óscar, ¿qué tal?
-Bf no muy bien, la verdad, el otro día me encontraron un bulto en el cuello y estoy esperando los resultados del TAC.
-Ah vaya...
-...Sí...
-Seguro que no es nada.

Seguro que no es nada, SEGURO QUE NO ES NADA. Muchas gracias Dr House, ahora me quedo mucho más tranquilo, en realidad pensaba esperar a los resultados del TAC pero el diagnóstico que te acabas de sacar del agujero del culo me viene mucho mejor, vamos, que si tú, que eres contable me aseguras que no es nada, ya no espero a la opinión de mi médico, me voy ya mismo a celebrarlo. No, no, no, no intentes pararme, ya lo has dicho, YA LO HAS DICHO.

¿Qué es eso? ¿Para qué dice la gente eso?, Vale, es un momento incómodo pero tampoco es excusa. Que además, como la idiocia es contagiosa, la otra persona estará cansada ya de oír la misma cantinela.

Desde aquí propongo erradicar esa basura conversacional de una vez por todas y para ello ofrezco dos alternativas.

1) Pedirle a la persona que te ha dicho "Seguro que no es nada" que te lo prometa. "Prométeme que no es nada", con lágrimas en los ojos. Si ha llegado hasta ahí que siga, que siga remando en la mierda. Y a contracorriente. A ver si tiene los cojonazos de prometértelo. "¿Si tan seguro estás por qué no me lo prometes? ¿Qué? ¿Qué pasa? te ha llegado un contradiagnóstico al Medic-O-Matic que tienes implantado en el culo? ¡Enséñamelo!".


trap card, trap, card, card game, simiopata, rincon

2) Si al final resulta que es algo denúnciale, cúlpale, acúsale de haberte dado falsas esperanzas. Algo como "Me prometiste que no era nada y cancelé mi seguro de vida, has dejado a mis hijos en el arroyo" sería una fórmula perfectamente válida.

Pero como soy un ser magnánimo y a menudo se me considera como el puto Rey Salomón de los consejos vitales voy a dar un consejo también a la otra parte, a la parte que se ve en la tesitura de animar a alguien inconsolable:

No lo intentes, es imposible, un Anímate imbécil es mucho más efectivo que un Seguro que no es nada. Al menos le pillará por sorpresa y a lo mejor se ríe. O a lo mejor te deja de hablar para siempre. Yo no os aseguro nada.

PD: Sí, he cambiado el diseño de mi blog y gracias al satélite espía que tengo instalado en los hogares de cada uno de vosotros he captado la reacción de uno de mis más queridos fans al ver al mono de tres cabezas danzarín:


superman, growing eye, eye, supereye, comic, simiopata, rincon

jueves, 14 de octubre de 2010

Mentiras de mentira

Cuando un personaje miente en una serie de televisión y se pretende que el espectador se de cuenta de que está mintiendo se produce un doble fenómeno paralelo:

a) El mentiroso miente mal y sobreactúa para que el espectador se de cuenta de que miente.

¿Pero qué pasa con los personajes que escuchan la mentira? ¿Por qué se la creen si es tan evidente su falsedad?

b) El intelecto de esos personajes se reduce momentanamente de manera que la mentira penetra con facilidad en sus indefensas mentes.

Si este efecto se acumula, por ejemplo, si en una serie#0 están viendo una serie#1 y en la serie#1 alguno de los personajes miente tendrá que sobreactuar aún más y mentir aún peor de lo que lo haría en la serie#0. Lo suficiente como para que los personajes de la serie#0 entiendan que se trata de una mentira pero no tan mal como para que los de la serie#1 le pillen.


yo dawg, lie, lie while you lie, meme, simiopata, rincon

Si además el número de series dentro de series tiende a infinito los personajes que aparezcan en ellas serán cada vez más bobos y retrocederán en la escala evolutiva en progresión aritmética. En apenas unos cuantos millones de series dentro de series podremos saludar a nuestros antepasados más remotos y hacerles todo tipo de preguntas.

No es magia, es ciencia.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Análisis publicitario de periodicidad imprevisible: MICROCRISTALES

Cualquiera pensaría que anunciar una pasta de dientes con microcristales no fue una buena idea por parte de Colgate. Vender que vas a frotarte los dientes con una pasta que contiene pequeños e invisibles cristales capaces de incrustarse en tus encías y dejar el suelo de tu baño como el del ascensor de El Resplandor no parecía fácil.

resplandor, kubrick, sangre, ascensor, shinning, simiopata, rincon-Pues todavía tengo que pasarme la seda dental con anticoagulante.

Error. Nadie pareció darse cuenta, fue como si hubiesen anunciado pasta de dientes con sabor a MIERDA y nadie hubiera comentado nada de nada.

*Nuevo Colgate plus, ahora con más mierda y menos fluor*

El HORROR de los microcristales fue completamente ignorado por los compradores y Colgate no se arruinó. Y no solo eso, los microcristales llegaron para quedarse. Hoy en día ya se anuncian chicles con microcristales y jabón para lavadoras con microcristales. Pronto llegará el día en el que anuncien condones con microcristales y a todos nos parezca bien.

Y antes de que nos demos cuenta todo llevará microcristales, los microcristales son buenos, los microcristales son el último grito en reclamos publicitarios. En poco tiempo todo lo que no tenga microcristales estará out, demodé, fuera de onda. Todo tendrá que tener microcristales los chicles, los condones, los batidos de chocolate, los calcetines, el red bull hasta los cristales tendrán que tener microcristales y se formará un bucle infinito de catástrofe cuántica.

Desde el rincón del simiópata propongo una salida, una huida hacia delante para todos aquellos que no podáis soportar tanta estupidez: Pedid desde hoy microcristales en todas vuestras compras, en los restaurantes, en los bares, todo tiene que tener microcristales para vosotros. Que se note que estáis a la última, que sepan que sabéis cómo se mueve este cotarro, por donde van los tiros.

Haced de "Si no tiene microcristales no me lo llevo" vuestro nuevo lema consumista.

Seguidle la corriente al capital y adorad al microcristal.

Los tiempos en los que se anunciaba pasta de dientes al ritmo de ska son historia


domingo, 22 de agosto de 2010

Lolst (El epílogo, la puntillica)

Previously on Lolst

[AVISO DE LOSTPOILER]

Ma-ra-vi-llo-so, si el episodio final de Perdidos marcó un antes y un después en el arte de trolear la casbah el epílogo no ha sido menos. 11 minutos más de estupidez ilimitada para toda la familia en los que Abrams y Lindelof se mean en la cara de los fans mientras chocan esos cinco al ritmo de WE ARE THE CHAMPIONS.

En el epílogo los fans descontentos y hambrientos de respuestas aparecen retratados como unos pardillos que llevan 20 años trabajando enviando paquetes para una ya inexistente iniciativa Dharma. El paralelismo con los fans de Perdidos es fácil: 6 años esperando unas respuestas que nunca existieron.

Total, que llega Ben para decirles a los pardillos/fans que dejen de hacer esa tontería y magnánimamente se ofrece a responderles a UNA pregunta a cada uno. Ha llegado la hora, la hora de que expliquen lo de la luz, lo de los poderes electromagnéticos de la isla y todas sus movidas... pero NO. El primero de los pardillos/fans pregunta por los osos polares. Tócate los cojones. LOS PUTOS OSOS POLARES de la temporada 1. Un misterio que resolvieron hace 70 episodios reaparece para golpearte en tu cara de idiota con un nuevo vídeo de Dharma explicando que hacían experimentos zoológicos en la isla. Sorpresón.

mickey mouse, disney, ojos, sangre, rincon, simiopata, lost
A estas alturas es bastante complicado que nadie confiara en que el segundo pardillo preguntase algo trascendente. Y obviamente no lo hace. Pregunta por qué los envíos son cada vez a unas coordenadas diferentes. Porque la isla se mueve. ¿De verdad hacía falta esto? ¿A qué estamos jugando?

Luego Ben se va a buscar a Walt a un psiquiátrico y él y Hurley se lo llevan a la isla porque necesitan su ayuda. Pues vale, me lo creo, me lo creo todo. Ya me da igual, sólo les pido a los creadores de Lost que colaboren en algún proyecto con M. Night Shyamalan, sólo eso. Que hagan una película con Shyamalan, algo con mucho trolling, muchos finales sorpresa, dobles personalidades, gemelos, fantasmas y cosas, COSAS. Es el momento. Que The Happening estuvo bien, pero creo que con Abrams y Lindelof se puede conseguir una película aún más subnormal.

Keep on trolling, TO THE INFINITUM


david carradine, you looked, sitting, sentado, has mirado, simiopata, rinconLost: Mi epílogo

miércoles, 18 de agosto de 2010

Die Übbernagel (III: El fin de un sueño)

Anteriormente...
Die Übbernagel
Die Übbernagel II

¡Traición!, ciencia y religión se han unido para acabar con la utopía de mi uña perfecta. Como os comenté la última vez algún Dios envidioso se había molestado al ver que estaba intentando mejorar su creación y mi übbernagel fue atacada por la enfermedad. Pero mi uña no se rindió, aguantó valientemente en mi dedo gordo del pie, resistiendo los envites de la ira divina. Sin embargo, LA SOCIEDAD, me presionó severamente para ir a un hospital, a la sociedad no le gusta que andes por sus calles con tus pies purulentos manchando sus baldosas de conformismo con tu revolucionaria infección.

Lo que nunca me imaginé fue que la ciencia, histórica enemiga de los Dioses, me traicionaría de una forma tan despiadada al solicitar su auxilio. La ciencia no curó mi uña, la mató, la arrancó de mi para siempre de forma salvaje y desgarradora. La ciencia como la religión también tiene envidia si intentas mejorar su creación sin pasar por los largos y aburridos pasos de la evolución.

No hay escapatoria, no hay futuro, no puedes confiar en nadie, estamos solos. Todo es mentira.

Adiós dulce príncipe.

viernes, 30 de julio de 2010

Gordos en la tele

Cualquier manual de televisión que se precie en su capítulo dedicado a la comedia destacará tres recursos humorísticos tan esenciales como atemporales:

-Las caídas/golpes.
-Los hombres vestidos de mujer.
-Y los gordos.

Las caídas/golpes no merecen mayor explicación, son graciosos per se. Existen programas dedicados íntegramente a ese subgénero cómico, caídas y golpes desnudos de cualquier artificio narrativo que desvirtúe su inherente comicidad. La delgada línea que separa el drama de la comedia en los vídeos de accidentes domésticos está en incluir efectos de sonido y risas enlatadas o no hacerlo, como bien nos explicó Pakitokrema.

Los hombres vestidos de mujer pueden parecerle un recurso zafio al público más exquisito -aunque consideren Con faldas y a lo loco la cima de la comedia cinematográfica-. Pero casi al igual que las caídas y los golpes hacen risa por si mismos. Que se lo pregunten a los Morancos.

Con los gordos sin embargo hay que tener cuidado. Mucho cuidado. Un gordo solamente es gracioso cuando es un simpático glotón, cuando es un personaje débil que no puede evitar atiborrarse de bollos. Un gordo en la tele tiene que aparecer comiendo de forma constante para que el espectador sepa por qué está gordo.

lost, chicken, hugo reyes, eating, comiendo, harley, simiopata, rincon
El espectador no puede pensar que el gordo está gordo porque esté enfermo o porque tenga el metabolismo mal. Esos gordos no son graciosos, dan pena. Para que el espectador empatice con el gordo tiene que sentirse superior a él pero sin sentirse culpable al hacerlo. Las debilidades del ser humano son graciosas, las enfermedades no. Bueno, las enfermedades SÍ que son graciosas, pero no para el público medio, aún.

randy, me llamo earl, my name is earl, eating, comiendo, sandwich, ethan suplee, rincon, simiopata
Si el actor que interpreta al gordo se ha comido ya toda la comida que había disponible para caracterizarlo adecuadamente -algo habitual pues el actor obviamente también estará gordo-, siempre se puede recurrir al recurso barato de incluir en los diálogos del gordo referencias al mucho hambre que tiene o escenas oníricas en las que sueñe con piscinas de queso fundido.


soprano, bobby baccalieri, comiendo, eating

domingo, 18 de julio de 2010

Análisis publicitario de periodicidad imprevisible

Maíz Gigante verde. MAL

Aparecen dos niños y uno le dice al otro que su madre asegura que SON LO QUE COMEN. La idea del anuncio es que los niños, ingenuos y crédulos, se tomen al pie de la letra lo que su madre les dice, pero lo hacen mal. Si SON LO QUE COMEN significaría que se comen a si mismos en un caso de autocanibalismo infantil bizarro de cojones para un anuncio de maíz. Pero el anuncio no va así, en realidad el significado que toma la frase 'ser lo que comes' es el de 'convertirte en lo que comes', pero tampoco exactamente es eso, lo que ocurre es que adquieres cualidades abstractas que vienen asociadas a lo que comes. Que ya la idea se va volviendo cada vez más rara. En el anuncio, por ejemplo, uno de los niños le pregunta al otro si al comer bonito se volverá más guapo, el otro, por supuesto, le dice que sí. Y aquí viene el delirante momento en el que los niños concluyen que si comen maíz del Gigante Verde se convertirán en gigantes verdes y lo que es peor, les parece una idea cojonuda y empiezan a devorar el maíz como si les fuera la vida en ello mientras tienen unas ensoñaciones rarísimas de su cuerpo deformándose horriblemente y cambiando de color.

Que yo no digo que siendo pequeño la idea de convertirte en un gigante verde no sea atractiva, pero hay que pensar en el futuro. Imagínaos a un gigante verde en una entrevista de trabajo, que ya la entrevista empieza mal porque te la tienen que hacer en un parque o en un hangar o en algún sitio así como amplio para que quepas sin quemarte el pelo con la lámpara y ya estás cambiándole la rutina a la gente, así como molestando. Y luego está el rollo ese veraniego que lleva el Gigante Verde, con esa especie de traje romano con una faldita supercorta que seguro que desde la perspectiva de un entrevistador de tamaño medio le ves la mazorca asomando. Que yo no digo que el gigante no pueda haberse sacado una carrera por la UNED, ahí estudiando desde su granero pero en las entrevistas tiene un handicap clarísimo. Y joder, si eso lo puedes evitar comiendo otro maíz que no sea Gigante Verde pues mejor.

Kalia BIEN

Este anuncio ya tiene unos meses y no sé si siguen emitiéndolo pero no puedo olvidarme de su absoluta genialidad. Hemos llegado a un punto en el que todos los detergentes por baratos que sean limpian considerablemente bien. La ciencia del detergente ha avanzado hasta tal punto que ya es complicado establecer una competitividad entre productos basada en su efectividad así que en su publicidad se apela a valores cada vez más emocionales. Pero en Kalia han descubierto un camino alternativo: Las manchas invisibles. Anuncian un detergente capaz de eliminar las manchas invisibles. Que seguro que el 99% de la gente no había pensado en la posibilidad de que existieran manchas invisibles, pero existen, están ahí y no las puedes ver.

Y ahora algún listo saltará con el clásico '¿Qué más da que algo tenga manchas invisibles si nadie las puede ver?', nadie HUMANO, son manchas invisibles para el espectro visible por el ojo humano. ¿Pero y si vienen los extraterrestres? que mierda de recibimiento con lamparones en la camisa le vas a dar a un ser que ha viajado a través del cosmos -y ha visto cosas que no creerías-. Que seguro que llevan viniendo a vernos desde hace siglos, pero nos ven así como desarreglados y piensan que no tenemos interés en el tema y se vuelven para casa.

Kalia ha hecho más en pocos meses por el contacto con extraterrestres y por el desarrollo de la esquizofrenia en los maniáticos de la limpieza que la NASA en décadas.

domingo, 27 de junio de 2010

Starbuckalypse

No me gusta el café, llamadme raro, pero no me gustan las cosas que saben a óxido y el café sabe a óxido. Mucho. Si lo que queréis es amortizar vuestra vacuna contra el tetanos emborrachaos e id a un parque infantil, será cuestión de tiempo.

Podréis decir que mi próxima diátriba en contra de Starbucks está ocasionada por mi aversión a ese menjunje repugnante pero sólo sería una sucia -y oxidada- mentira, porque si hay algo más desagradable que una bebida con sabor a óxido es una bebida con sabor a óxido a precios desorbitados; y eso es lo que ofrece Starbucks. Lo curioso es que ni siquiera tienen el monopolio del café, tan sólo tienen el monopolio del café extremadamente caro porque en realidad puedes conseguir café a precios razonables en cualquier cafetería.

Pero no, la gente rechaza la cafetería tradicional y va a Starbucks a gastarse 6€ por un cubo de agua oxidada, ¿por qué? porque es moderno y es guay, porque les recuerda al Central Perk de Friends y disfrutan con la ilusión de sentirse graciosos y guapos como sus personajes.

El éxito de una bebida objetivamente espantosa como el café ya dio muestras en su día del declive de nuestra civilización. El éxito de Starbucks es una señal inequívoca de que el fin ya está cerca. No sólo consumimos veneno de forma voluntaria sino que procuramos pagar el precio más alto posible para ello. Bravo, humanidad, bravo.

lunes, 21 de junio de 2010

Die Übbernagel (II)

En el anterior post os hablé de mi übbernagel, de su utópica rebelión y de su desafío a los Dioses. Os conté la odisea de una uña valiente que se negó a seguir creciendo consciente de la futilidad de su misión, una uña heróica que intentó imponerse a la fofa inercia del mundo deteniéndose para siempre, enhiesta en mi pie como una bandera por la libertad y la razón.

Desgraciadamente los Dioses no se toman bien los desafíos y mi übbernagel ha sido atacada por alguna de las siete plagas y aunque aún se mantiene pegada a mi carne, zozobra en un mar de ira divina y pus (en una proporción 30%-70%).

Mi intento por mejorar la obra de los Dioses no está quedando impune y puedo adivinar los oscuros designios de esas deidades sucias y envidiosas. Probablemente me haya convertido en un nuevo Prometeo y mi desafío al Olimpo sea castigado como lo fue en su día el robo del fuego y quizás ya esté condenado a que mi uña crezca cada mañana y sea devorada por el pus cada noche hasta el final de los tiempos.

lunes, 14 de junio de 2010

Die Übbernagel

Hace varias semanas que la uña del dedo pulgar de mi pie izquierdo no crece. Me preocupaba. Pero ya no. Me he dado cuenta de que no necesito que mis uñas crezcan para sentirme vivo. Me he dado cuenta de que nadie necesita realmente que sus uñas crezcan. Su crecimiento no hace más que recordarnos nuestra imperfección, como el apéndice, el vestigio de rabo o el hecho de que vomitemos por una cavidad capaz de saborear.

Pero yo he evolucionado, o al menos estoy en camino. De momento ya tengo una superuña, una uña perfecta que ha detenido su crecimiento para siempre, estableciéndose definitivamente en una longitud fucional y duradera. Nietzsche muérete de envidia, esto sólo es el comienzo.


PD: Si me lee algún podólogo agradecería algún consejo al respecto. Porque aunque google me había tranquilizado un poco con los siguientes resultados... :

No me crecía la uña pero al final sí y todo me fue bien -> 2.050.000 resultados.
No me crecía la uña y acabé muerto -> 378.000 resultados.

...Joe Perkins me ha hecho ver que quizás esta aventura de superación uñística pueda acabar de forma sorprendente:

No me crecía la uña y al final era Gary Coleman -> 133.000.000 resultados

miércoles, 26 de mayo de 2010

LOLst

[AVISO DE LOSTPOILER]

Según el wiktionary un Troll es alguien que se encarga de molestar a la gente en internet. Por ello y debido a que Lost ha sido una serie que ha alcanzado esas enormes cotas de popularidad en gran parte gracias a la red propongo a todo el equipo de creadores de Lost para los Trolling Hard Awards 2010.

Mis sensaciones después de ver el final de la serie han ido pasando del estupor, al cabreo y finalmente a la risa histérica. Al principio no me podía creer lo que había visto y cuando me lo creí me enfadé con los cabrones que me habían hecho tragarme seis temporadas de una serie para eso. Pero ahora he caído en la cuenta de su absoluta genialidad. Nadie puede tomarse el final de Lost como algo serio, en realidad toda la serie habría podido ser la obra maestra de Andy Kaufman.


Los creadores de Lost siempre sostuvieron que lo tenían todo planeado desde el principio, ahora entiendo lo que realmente querían decir con eso. Han conseguido mantener una tensión increíble durante 6 años acumulando misterio tras misterio, respondiendo cada pregunta con otras tres preguntas, acumulando millón de espectadores tras millón de espectadores ansiosos de respuestas y todo para al final no contar una puta mierda. Hay que rendirse a la evidencia, nos han trolleado pero bien. Hay que reconocer a un maestro cuando te enseña una valiosa lección.

Lo triste es que todavía hay quien sostiene que le gusta el final, que viene a ser algo parecido a que tus amigos se meen en tu cerveza, te engañen para que te la bebas y al beberla decir que ya sabías que era pis y que realmente te gusta la orina.



Marmaduke Montesinos: Presidente del club de fans del final de Lost.

Pero una genialidad de este calibre merece ser analizada de una forma más pormenorizada. Porque LOLst consigue cosas que nunca antes había conseguido otra serie de televisión. Uno de sus logros más increíbles es que tiene DOS finales malos y no solo uno. Que un final tan malo como el del limbo-todos-están-muertos ya es inalcanzable para la mayoría de los mortales, pero añadirle otro final en el que el gordo gracioso de la serie se convierte en semidiós ya es el recopetín. Sí, 'el recopetín', tengo que usar palabras extraordinarias porque este es un fenómeno extraordinario y lo merece.

El recurso final de LOLst será estudiado por guionistas de todo el universo durante eones por su irradiante brillantez. Cualquier guionista en apuros podrá recurrir a él para cerrar su historia con un final feliz sin tener que pensar en nada más. Porque un limbo atemporal te lo permite todo, un lugar al que tus personajes llegan cuando mueren te deja cerrar la historia de cada uno de ellos sin tener que inventarte nada más. Están en el limbo camino del cielo, son felices, ¿Quién quiere saber cómo llegaron allí si todo ha acabado bien? ¡Nadie! ¡Que se sigan abrazando!

Pero eso no es todo, un Trolling Hard Award se vende caro y dar final a una trama de una serie con millones de espectadores con el tópico 'todos están muertos' combinado con un limbo atemporal no te garantiza nada. Hace falta algo más. ¿Qué tal si todos los fenómenos de la isla los explicamos con UNA LUZ MÁGICA?



Se me agotan los calificativos, seis años de misterios en la isla y al final lo solucionan todo con una puta luz mágica. Y tú te creías el rey del mambo (rey del mambo, recopetín) por entrar al irc poniéndote de nick Jessy17 para poner morcillón a un par de noobs.

Pero la cosa tampoco acaba ahí, Abrams Lieber y Lindelof querían asegurarse y conscientes de la -estúpida- corriente que diferencia entre dos tipos de seguidores de Lost: Los interesados en los misterios de la isla y los interesados en las relaciones interpersonales de los personajes. Decidieron trollear por este lado también y así en el último episodio destrozan a varios personajes.

Sayid se olvida en el último momento del amor de su vida y recuerda todo lo vivido en la isla gracias a Shannon, OJO, gracias a SHANNON. Que me apuesto un correquetecagas con chorreras blancas a que ni el 2% de los espectadores de Lost recordaba que jamás Sayid y Shannon se hubieran liado. Bravo, joder, BRAVO.

Jack se besa con Kate. ¿Por qué? No lo sabemos, pero los besos al final de las cosas molan, ¿Que el triángulo amoroso Kate-Jack-Sawyer estaba muerto, enterrado y más que podrido? Da igual , lo desenterramos y se lo servimos en bandeja a nuestras víctimas para que sigan vomitando arcoiris.

El humo negro. Los espectadores esperan un combate final de épicas proporciones contra el humo negro, pues no, tiro por la espalda. FIN.

Hurley. El nuevo Jacob, ¿por qué? Porque si hubiese sido Jack habría sido muy previsible. Y los creadores de Lost prefieren la estupidez a la previsibilidad y seguir trolleando a tope. De repente el contrapunto cómico de la serie se convierte en en el héroe. Algo así como si Pippin en el Señor de los Anillos le roba a Sombragris a Gandalf, va al Monte del Destino y mata a Sauron. Pues no, nadie podría haberlo tachado de previsible.

Desmond y Penny, Claire y Aaron, así como tantas y tantas y tantas historias entre los personajes son resueltas de un plumazo en el limbo en el que todos se reúnen y son felices y con eso ya vale ¿no?

Hagamos un recuento de troll-hits:

1) Final tópico todos están muertos-limbo atemporal. Final que por cierto solamente sirve para cerrar una trama creada exclusicamente para la sexta temporada.

2) Final descafeinado en el que matan al Humo Negro sin esfuerzo y nombran San Jacobo al fanegas.

3) Los misterios de la isla tienen su orígen en una luz mágica.

4) Besos y abrazos, besos y abrazos y más besos y más abrazos. En realidad nadie explica nada de lo que ha pasado con nadie pero como se besan y se abrazan tanto ha debido de ser algo cojonudo así que voy a emocionarme.

5) Todos los personajes se reúnen al final de la serie en un ejercicio de autohomenaje onanista en el que sólo les falta señalarte a la puta cara y gritar OWNED.


Si estos no son méritos suficientes para ganar los Trolling Hard Awards 2010 que venga el señor Eko y lo vea.


sábado, 1 de mayo de 2010

Grandes momentos históricos

Año 86541 A.C.

Gargh un joven neandertal sale de su cueva, es otro día tórrido en el verano Paleolítico. Tiene hambre. El suelo abrasador le quema las plantas de los pies y los nudillos que arrastra por el suelo mientras camina, tiene que encontrar algo para comer rápido y volver a su refugio.

Le apetecen huevos para desayunar. Pero él no los llama huevos, esa palabra no existe aún. De hecho apenas existe ninguna palabra, solamente aquellas que sirven para decir "hambre" "mamut" y "pene", para "pene" ya existen varios sinónimos. Él no lo sabe, pero muchos milenios depués sus descendientes fundarán el Reino de Gran Bretaña y continuarán desayunando huevos.

Gargh ha tenido suerte, un animal aún sin nombre, ha elegido unos arbustos cercanos a la cueva para poner sus huevos. Son enormes y están frescos, Gargh recoge tantos como puede con sus torpes manazas. El calor es insoportable, la piel de sus pies se empieza a quedar pegada a las abrasadoras rocas desgarrándose a cada paso en dolorosos jirones. Gargh corre como puede hacia la cueva pero tropieza y los huevos salen volando de sus manos para estrellarse contra una roca. Gargh mira entristecido el desastre y se acerca a la roca para ver si puede aprovechar algo del accidente, ignorando la importancia de lo que está a punto de descubrir. El contenido de los huevos burbujea encima de la roca con un sonido de reptil acechante, Gargh se aparta asustado, pero no hay ningún reptil, ¡el contenido gelatinoso de los huevos está cambiando de color y se está solidificando! ¡Gargh ha inventado el huevo frito!

La naturaleza va revelando poco a poco al hombre sus infinitos misterios y Gargh no puede menos que cagarse encima de su taparrabos al contemplar un espectáculo tan fantástico.

miércoles, 14 de abril de 2010

Boicot al neceser.

Advertencia acerca de chistes fáciles sobre mi higiene personal:
El boicot propuesto en esta entrada se refiere al neceser como recipiente no a sus contenidos habituales.

Odio los objetos inútiles, odio los bidés, odio las paletas-cuchillo para el pescado y odio los secadores de manos que lo único que consiguen es extender las gotas de agua hacia los antebrazos. Pero el otro día descubrí que entre nosotros hay un objeto increíblemente inútil que suele pasar desapercibido: el neceser.

El neceser es un objeto peculiar al que sólo recurrimos cuando vamos de viaje (recurrís porque yo ya reniego de su dictadura silenciosa) . Hacemos la maleta y metemos el neceser dentro de la maleta y dentro del neceser nuestras cosas para no oler. ¿A qué cojones estamos jugando? ¿A las matrioskas? ¿Qué nos impide meter las cosas para no oler directamente en la maleta?

Algún Johnny Sabemucho dirá que si metes el jabón dentro de la maleta sin más te arriesgas a que se abra y te pringue toda la ropa. Bien, tiene razón, en el hipotético caso de que tengas un neceser impermeable y no todos lo son. Pero bueno, pongamos que tienes un neceser impermeable cuya función básicamente es evitar que en el caso de que se te abra el jabón con el tracatrá-del-tren-produce-más-calor-con-su-dulce-vaivén se te pringuen los calzones de Pantene Pro-V, ¿Es que esa función no puede realizarla una PUTA BOLSA DE PLÁSTICO?

Una bolsa de plástico es impermeable, gratis y ocupa exactamente el mismo espacio que ocupa lo que metas en ella, ni un milímetro más ni uno menos. Y cualquiera que haya hecho un equipaje sabe que esos milímetros son muy importantes sobretodo en el viaje de vuelta en el que la ropa tiende a ocupar más volumen según la fórmula de Öphrum-Bogr sobre el volumen de los cuerpos durante los viajes:

Vf=Vo+(5Vo/100)*D

Donde Vo es el volumen inicial del equipaje en centímetros cúbicos, Vf el volumen final y D el número de días transcurridos desde la partida.

Boicot al neceser YA, acabemos con esos aterciopelados haraganes.

sábado, 27 de marzo de 2010

Trámites burocráticos y RPG's

Planteemos dos situaciones a y b de forma paralela

a) El ministerio de cultura te llama por teléfono y te dice que debes ir al ministerio de hacienda para poder optar a la subvención que solicitaste meses atrás porque debe de haber algún problema fiscal en tu expediente.

b) Ka'rnahg soberano del reino de los bosques del sur envía un mensajero a tu puerta para pedirte que vayas al palacio de su hermano y averigües por qué hace meses que no contesta a sus cartas.

a) Intentas ponerte en contacto con el ministerio de hacienda por teléfono para ver qué ocurre, nadie contesta, pierdes el saldo de tu móvil.

b) Intentas comprar avituallamiento para el largo viaje que hay hasta el palacio de Jugrr Kohn, hermano de Ka'rnahg, soberano del reino de los bosques del sur. El mercader te estafa y acabas con 20 monedas de oro menos y varios kilos de carne podrida más.

a) Vas al ministerio de hacienda. Después de visitar todas sus secciones y subsecciones, en las que nadie parece saber muy bien qué está haciendo allí y mucho menos qué hace la gente que está a su alrededor, descubres que en el 2008 deberías haber hecho la declaración de la renta. Como por supuesto tu domicilio fiscal no está en la ciudad en la que te encuentras no puedes hacer la declaración en ese momento. Preguntas si se puede hacer la declaración por internet y resulta que en hacienda, en el puto ministerio de hacienda de Madrid, en su sede central, no saben si se puede hacer la declaración por internet. Bravo.

b) Llegas al palacio de Jugrr Kohn y después de interrogar a varios de sus lacayos sin demasiado éxito consigues que su ayudante de cámara te cuente, por medio de un cuantioso soborno, que su amo partió hace semanas hacia el este. Tras un segundo soborno obtienes la carta que Jugrr Kohn dejó en su despedida: Un criptograma ininteligible.

a) Te enfrentas al programa Padre 2008. Rellenas aleatoriamente una serie interminable de inexplicables casillas que incluyen categorías profesionales como "Charlatán" o "Acróbata". Sorprendentemente, después de leer toda la lista de profesiones, charlatán es la que más se adecúa a tu profesión real. Tras una batalla informática de proporciones cibernéticas consigues que firefox acepte tu certificado electrónico y logras enviar tu declaración de la renta a hacienda.


b) Acudes al monasterio de Ho en las Montañas de la Desesperación, allí pides audiencia con el monje Kop, experto en lenguas muertas y criptología arcana. Te dice que él sabe cómo descifrar la carta de Jugrr Kohn pero te pide que a cambio le hagas un favor, a él y a todo el monasterio. Reclama tus servicios para acabar con la plaga de bestias del pantano que amenazan su territorio desde hace meses. Tras una batalla a espada de proporciones épicas consigues derrotar a las bestias del pantano y el monje Kop descifra la carta de Jugrr Kohn.

.
.
.

Como creo que veis por dónde va el asunto interrumpiré el desarrollo de ambas historias a esta altura. ¿Por qué la historia a nos llena de aburrimiento y desesperación y mataríamos a nuestra familia con tal de librarnos de ella mientras que dejaríamos de comer para vivir las aventuras de la historia b cuando son prácticamente iguales? ¿Cuáles son las diferencias entre un trámite burocrático y una aventura de rol? Al fin y al cabo ambas consisten en llevar objetos de un sitio a otro, hablar con gente y llevar más cosas de un sitio a otro. ¿O no?

¿Cuáles son esas sutiles diferencias que constituyen esa GRAN diferencia? Analizemoslo.

1) Los nombres. No es lo mismo que te digan que tienes que ir a la ventanilla de certificados de la primera planta que si lo llaman Sima glacial de la desolación eterna.
Igualmente no es lo mismo que te pidan Un formulario 01 para obtener la licencia de tipo C que si te piden La espada flamígera matatrolls para poder entrar en la gruta del destino aciago.
Normalmente se subestima la importancia de un buen nombre.


También barajaron otras opciones como "Cubo de mierda" o "Vomitorium"

2) Los encuentros. De todos es sabido que la salsa de todo RPG son los encuentros. Esos imprevisibles enfrentamientos en lo más oscuro del bosque, esas discusiones acerca de quién se queda haciendo guardia, ese compañero que se duerme facilitando una emboscada de goblins que acaba llevando la aventura a lugares insospechados para desesperación del máster. Generalmente durante los trámites burocráticos no suceden esas cosas, las probabilidades de que el mendigo que te cruces por la calle sea THE KING IN DISGUISE!!! son considerablemente limitadas y darle una moneda al tullido de turno será tan inútil como un culo en el codo.

Los concursos de oposiciones son mucho más justos en el Talismán


3) La experiencia. Por muchas cosas inútiles que aprendas haciendo la declaración de la renta no te dan ningún papel que lo acredite. No te dan un certificado que diga "your fiscal level has now increased to 55". En los juegos de rol está es otra de las claves, la posibilidad de mejorar tu personaje por encima de cualquier nivel de utilidad. Lo mejoras solamente por mejorarlo, por ver cómo el número que representa tu experiencia sigue creciendo. Como cuando le dabas al 1+1 en la calculadora y luego le dabas a igual hasta el infinito para ver cómo se hacía más grande el número.

Aquí la administración tiene todo un filón a explotar. Imaginaos a la gente loca por conseguir certificado tras certificado, licencia tras licencia sólo para ver cómo sube su Citizen Level. Un Citizen Level que no serviría de nada absolutamente ¿pero si la gente juega al Aquarium del facebook por qué no iba a funcionar esto?

Desde El Rincón del Simiópata animamos a la administración pública a acometer una reforma en profundidad para amenizar de algún modo esos aburridos trámites. Sólo con incluir algunos elementos roleros la actual pesadilla burocrática puede llegar a convertirse en una aventura llena de emocióóóón-dónde hay-escondidó-un tesoro-en-él. Sólo con soltar a unos cuantos bandidos, ratas infectas y goblins por nuestras calles, con instaurar el Citizen Level y con cambiarle los nombres aburridos a los trámites por nombres llenos de fantástica idiotez conseguiremos amenizar EL HORROR.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Técnicas comerciales avanzadas.

Hace meses vino un comercial a casa con un maletín a promocionar una compañía de ADSL. Mientras intentábamos cerrarle la puerta en la cara el vendedor resentido por nuestra negativa utilizó la táctica comercial definitiva:

Sosteniendo su maletín en alto y dando palmadas en uno de sus costados como si su interior contuviera EL INTERNET entero dijo: Ustedes se lo pierden.

Esa frase resuena desde hace meses en mi cabeza como resonaba en la cabeza del protagonista de The Tell-Tale heart el latido del corazón de su víctima. ¿Qué maravillas cibernéticas me estaré perdiendo por haber rechazado los manjares telemáticos que me ofrecía ese extraño? ¿Qué nuevas cotas de ultravelocidad baudiana habré dejado de lado?. Aún escucho los ecos de las palmadas que significativamente dio contra su maletín, aún recuerdo su sonrisa, su sonrisa malévola pues él sabía perfectamente a la tortura a la que me estaba condenando.

Lo cierto es que inmediatamente después de cerrar la puerta aún con el "ustedes se lo pierden" en el aire tuve la tentación de ir tras él y aceptar su oferta incondicionalmente. Pero me pudo la razón.

Afortunadamente la razón ya no es un escollo para mí. Afortunadamente la razón ya no controla mis actos despóticamente como antaño. Afortunadamente ahora soy libre, libre para recorrer todas los departamentos comerciales de todas las compañías telefónicas del país en busca de ese comercial. En busca de ese maletín. Porque yo no quiero perdérmelo, sea lo que sea, no quiero perdérmelo.

¿Quieres perdértelo tú?

viernes, 26 de febrero de 2010

Cómo destruir el mundo con recursos limitados (3) Adamantium Power Destruction

De todos es sabido que comiendo con las manos la comida sabe mejor. Unos dicen que es porque al retrotraernos a un primitivismo primario nos ponemos en contacto directo con nuestro verdadero yo, nuestro yo salvaje al que hemos dado de lado entre tanta tecnología en forma de ipods, internetes y vaciadores de melones. Otros sostienen que es el sudor de nuestras manos lo que potencia el sabor de la comida ingerida a mano.

Sea como fuere, comer con las manos mola, ¿y según un silogismo básico qué molaría también? eso es, destruir el mundo con las manos. Nada de agujeros negros ni cambios de órbita; a puñetazos y cabezazos también podemos acabar con el mundo sintiendo como se desintegra la creación entre nuestros dedos y lo que es mejor, TOTALMENTE GRATIS.

Y esto no son deliciosas fantasías de borracho, es CIENCIA, y de la mejor que hay, de la que sale por la tele. Atentos al vídeo.




El mensaje está claro, si te provocas microfracturas de forma continuada a lo largo de todo el cuerpo durante años consigues un esqueleto indestructible, a lo Lobezno pero sin esas uñas tan out. La Ley de Wolff cae como una bendición sobre el maltratado universo de los supervillanos, amigos. Sólo con unos pocos años de insufribles tormentos conseguiréis ser completamente indestructibles. Y con completamente quiero decir parcialmente. Pero si todo va bien vuestros puños derribarán ciudades, vuestras piernas países y de certeros cabezazos acabaréis con civilizaciones enteras borradas de la faz de la tierra con vuestra fez de hierro.

Así que venga, a romperse huesos se ha dicho. Si funciona ya me llamáis y me pongo yo también si eso, que este finde ando liado.


sábado, 6 de febrero de 2010

Cómo destruir el mundo con recursos limitados (2) Black Hole Banana

Con la primera entrega de Cómo destruir el mundo con recursos limitados recibí numerosas quejas porque muchos considerabais que 742€ era un precio demasiado alto a pagar por destruir algo tan insignificante como el mundo.

Pues bien, nuevos hi-tech-experiments en la cocina de mi casa han dado con un método de destrucción aún más económico y BRUTAL: El Black Hole Banana©.

Ingredientes:
500 gramos de plátanos verdes. 0.90€.

Efectivamente, sólo con plátanos verdes podemos hacer temblar de miedo a la creación cual gelatina encima de una lavadora en un camión con la suspensión estropeada yendo de Valdibieso a Villahuerta sin coger la autovía.

Lo más curioso de este fenómeno fruticuántico es que en sus primeras fases ha sido observado por casi cualquier mindundi. ¿Quién no ha sido engañado alguna vez por los hábiles juegos de manos de un frutero y ha comprado plátanos demasiado verdes por equivocación? Nadie, -De hecho los fruteros terráqueos están considerados en el resto del universo como poderosos ilusionistas de vocación, afortunadamente, poco ambiciosa-. Hast
a ahora, los inocentes compradores llegaban a su casa y descubrían con desagrado la estafa frutal.

-¡Me los ha vuelto a vender verdes!- exclamaban, atónitos pues esta vez juraban y perjuraban haber estado mirando sin parpadear los hipnotizantes movimientos de las manos del dependiente.

A continuación los plátanos eran despositados en el frutero con la vaga e
speranza de que en algún momento llegasen a madurar. Meses después la fruta viajaba del frutero al cubo de la basura sin haber madurado en un proceso que muchos han comparado con la carrera profesional de Leticia Sabater. Sin embargo, pese a que no hubieran madurado, si que presentaban un cambio ligero pero de tremenda importancia en nuestro experimento: Su tamaño se había reducido, poco en varios meses, pero se había reducido.

¿Qué pasaría con esos plátanos al cabo de varios años? ¿Y de varias décadas? ¿Seguirían reduciéndose hasta desaparecer? ¿Y al desaparecer qué ocurriría? Exactamente lo que estáis pensando. Surgirán agujeros negros capaces de arrastrar al olvido primero ciudades, luego países, luego continentes, un poco más tarde planetas y finalmente tu cocina dejando tras de sí un vacío cósmico de nihilismo cuántico.

The Big Bangnana


Y ahora¡Oh astuto lector! te preguntarás ¿Cómo es que no se han generado ya agujeros negros por accidente en los vertederos municipales? Y la respuesta no podría ser más sencilla. Lo han hecho, ha ocurrido. Los encargados de la gestión de residuos llevan empleando los agujeros negros para deshacerse de la basura desde hace décadas. ¿O acaso pensáis que la basura se acumula en grandes montañas en el extrarradio de las ciudades hasta el infinito? No hombre, no.

sábado, 30 de enero de 2010

The Masters of the CTRL+uniVerse: Una epopeya laboral en los tiempos modernos

Es hora de que me confiese. Incumpliendo uno de mis principios vitales más esenciales he estado trabajando durante los últimos cuatro meses. Pero no os alarméis mis queridos lectores, lo he hecho por una buena causa, por la única causa que merece la pena trabajar, ¿El dinero? no, ¿Seguro dental-Lisa necesita un aparato? no, ¿conseguir una cesta de Navidad? no, bueno, sí, pero también y sobretodo por EL ABSURDO.
Y es que he estado empleado en uno de los trabajos más estúpidos y alienantes imaginables. Solamente superado, quizás, por los trabajos de feriante y granjero de avestruces. Yo he sido GRABADOR DE DATOS.

Así dicho no suena nada especial, hasta suena a un trabajo de un tecnofuturo no muy lejano. Pero en realidad consiste en copiar datos de una base de datos y pegarlos en otra base de datos, todo el rato, todo el día, ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v- ctrl+c-ctrl+v.
Cualquiera pensaría que este trabajo lo hacen ordenadores o robots, pero no. Lo hace gente. Después de unas semanas copiando y grabado datos entendí por qué: los robots que inicialmente habían sido diseñados para la grabación de datos se habían suicidado cómo única vía de escape al aburrimiento.


¡Necesito datos! ¡Necesito Datoooos!


Una vez pasada la inicial etapa de estupor que supone llegar a comprender que te van a pagar dinero de verdad por hacer una imbecilidad de ese calibre empiezas a hacerte preguntas, preguntas peligrosas. Mi trabajo consistía en pasar datos de una base de datos A a una base de datos B. Duda número 1, ¿por qué la empresa no utiliza directamente la base de datos A y se deja de mierdas de gastarse miles de euros cambiando los datos de sitio?. Duda número 2, surgida a partir de que nos instalaran un programa que contenía la base de datos A y que hacía más rápido copiar y pegar los datos a la B, si han sido capaces de pasar los datos de A al programa intermedio de forma automática ¿Por qué no los pasan también a B automáticamente?

Tras una investigación laboriosa y fundamentalmente ficticia he llegado a tres posibles respuestas a estos interrogantes:

a) Respuesta basada en que aún perdura en nosotros algo de ese pensamiento infantil que te hace creer que tus padres, y por extensión, todos los adultos son una especie de semidioses de inteligencia infinita capaces de arreglar todo y te niegas a creer que en realidad el mundo adulto se rige por el azar y la más profunda de las estupideces. De modo que no hay respuesta a las dudas de ahí arriba más allá de que todo el mundo es imbécil.

b) Por algún enrevesado e incomprensible birlibirloque fiscal suponíamos una ventaja financiera a la empresa que nos contrataba, así que se habían inventado un trabajo irreal y nos tenían pasando datos de mentira de un sitio a otro. Esta teoría cobra fuerza si nos atenemos a los nombres sospechosamente falsos de algunas de las personas cuyos datos grabábamos.

c) En realidad formábamos parte de un experimento psicológico en torno a los límites de la cordura humana. O, lo que viene siendo lo mismo, una apuesta entre dos sórdidos psicólogos acerca de cuándo y cuál de los trabajadores se volvia loco primero. Al mes y pico de trabajar allí copiaba y grababa datos escuchando la banda sonora de Conan a todo trapo en mi mp3. Espero que alguien se haya hecho rico a mi costa.



¡POR CROM!

Más aventuras laborales en próximas entregas